Esta historia  “Eres un águila o un pato?” la leí una vez en un correo y ahora me la vuelven a compartir. Cuentan que es verídica y  hay casos similares que la confirman, yo misma supe de uno de ellos.

Un trabajo, por más sencillo y modesto que sea, debe hacerse de la manera más profesional posible. Por ejemplo alguien me contó de un hombre joven que puso un puesto de hamburguesas, pero tanto la apariencia de su puesto como su propio aspecto fueron arreglados con esmero.

Preparaba las hamburguesas y atendía a la gente vestido con un traje elegante y con moño en el cuello, no usaba una camiseta cualquiera. Además todo lucía muy limpio e impecable. Era muy amable y atendía con una sonrisa. Tuvo bastante éxito y  ganó mucho dinero.

La personalidad que proyectas es también importante. Lo que se llama “don de gentes” o carisma.

Esta es la historia de las águilas y patos:

Águila o pato, tu decides.

águilapato

Rodrigo estaba haciendo fila para poder ir al aeropuerto. Cuando un taxista se acercó, lo primero que notó fue que el taxi estaba limpio y brillante. El chofer bien vestido con una camisa blanca, corbata negra y pantalones negros muy bien planchados, el taxista salio del auto dio la vuelta y le abrió la puerta trasera del taxi. Le alcanzó un cartón plastificado y le dijo: yo soy Willy, su chofer. Mientras pongo su maleta en el portaequipaje me gustaría que lea mi Misión.

Después de sentarse, Rodrigo leyó la tarjeta: Misión de Willy: “Hacer llegar a mis clientes a su destino final de la manera mas rápida, segura y económica posible brindándole un ambiente amigable”.

Rodrigo quedo impactado. Especialmente cuando se dio cuenta que el interior del taxi estaba igual que el exterior, ¡¡limpio sin una mancha!

Mientras se acomodaba detrás del volante Willy le dijo, “Le gustaría un café? Tengo unos termos con café regular y descafeinado”. Rodrigo bromeando le dijo: “No, preferiría un refresco” Willy sonrío y dijo: “No hay problema tengo un hielera con refresco de Cola regular y dietética, agua y jugo de
naranja”.
Casi tartamudeando Rodrigo le dijo: “Tomare la Cola dietética

Pasándole su bebida, Willy le dijo, “Si desea usted algo para leer, tengo el Reforma, Esto, Novedades y Selecciones…”

Al comenzar el viaje, Willy le paso a Rodrigo otro cartón plastificado, “Estas son las estaciones de radio que tengo y la lista de canciones que tocan, si quiere escuchar la radio”.

Y como si esto no fuera demasiado, Willy le dijo que tenia el aire acondicionado prendido y preguntó si la temperatura estaba bien para él.

Luego le avisó cual seria la mejor ruta a su destino a esta hora del día. También le hizo conocer que estaría contento de conversar con él o, si prefería lo dejaría solo en sus meditaciones.

“Dime Willy, -le pregunto asombrado Rodrigo- siempre has atendido a tus clientes así?”

Willy sonrió a través del espejo retrovisor. “No, no siempre. De hecho solamente los dos últimos dos años. Mis primero cinco años manejando los gaste la mayor parte del tiempo quejándome igual que el resto de los taxistas. Un día escuche en la radio acerca del Dr. Dyer un “Gurú” del desarrollo personal. El acababa de escribir un libro llamado “Tú lo obtendrás cuando creas en ello”. Dyer decía que si tu te levantas en la mañana esperando tener un mal día, seguro que lo tendrás, muy rara vez no se te cumplirá. El decía: Deja de quejarte. Se diferente de tu competencia. No seas un pato. Se un águila. Los patos solo hacen ruido y se quejan, las águilas se elevan por encima del grupo”.

“Esto me llego aquí, en medio de los ojos”, dijo Willy. “Dyer estaba realmente hablando de mi. Yo estaba todo el tiempo haciendo ruido y quejándome, entonces decidí cambiar mi actitud y ser un águila. Mire alrededor a los otros taxis y sus chóferes… los taxis estaban sucios, los chóferes no eran amigables y los clientes no estaban contentos. Entonces decidí hacer algunos cambios. Uno a la vez. Cuando mis clientes respondieron bien, hice más cambios”.

“Se nota que los cambios te han pagado”, le dijo Rodrigo.

“Si, seguro que si”, le dijo Willy. “Mi primer año de águila duplique mis ingresos con respecto al año anterior. Este año posiblemente lo cuadruplique. Usted tuvo suerte de tomar mi taxi hoy. Usualmente ya no estoy en la parada de taxis. Mis clientes hacen reservación a través de mi celular o dejan mensajes en mi contestador. Si yo no puedo servirlos consigo un amigo taxista águila confiable para que haga el servicio”.

Quejarse o elevarse

Willy era fenomenal. Estaba haciendo el servicio de una limusina en un taxi normal.

Posiblemente haya contado esta historia a mas de cincuenta taxistas, y solamente dos tomaron la idea y la desarrollaron. Cuando voy a sus ciudades, los llamo a ellos. El resto de los taxistas hacen bulla como los patos y me cuentan todas las razones por las que no pueden hacer nada de lo que les sugería.

Willy el taxista, tomo una diferente alternativa: El decidió dejar de hacer ruido y quejarse como los patos y volar por encima del grupo como las águilas.

No importa si trabajas en una oficina, en mantenimiento, eres maestro, un servidor publico,”político”, ejecutivo, empleado o profesionista, ¿Cómo te comportas? ¿Te dedicas a hacer ruido y a quejarte? ¿Te estás elevando por encima de los otros?

Recuerda: ES TÚ DECISIÓN.

 

Leave a reply

Integridad es  básicamente actuar según la justicia, la verdad y la razón. Lleva implícitos el respeto hacia uno mismo y hacia los demás, la honestidad, la honradez  y rectitud.  Trae consigo la  paz interior de no tener nada que ocultar, de que esconderse o mentir. La integridad va muy ligada a la autenticidad y a la ética.

Es lo que somos y no lo que aparentamos. A otras personas se les puede engañar respecto a lo que somos, pero no a nosotros mismos y eso perjudica la autoimagen.  En cuanto al trabajo y logros no es lo mismo sentir orgullo propio y satisfacción por algo bien ganado que sabiendo que fue robado, ganado con trampa o copiado.

La falta de integridad pudiera llevar a obtener una falsa ganancia en el corto plazo, pero con el tiempo traerá sus consecuencias. Nadie puede vivir tranquilo con el miedo a ser descubierto algún día, lo que casi siempre ocurre. Y aunque nunca se descubriera o para ello pasara mucho tiempo es renunciar a la paz y la alegría genuina.

Ahora bien, no se trata de una contención de hacer algo. Cuando es verdadera es natural y viene de apreciarse y valorarse a sí mismo y por consecuencia a los demás. La integridad no tiene necesidad de reglas y no necesita vigilancia.

La integridad
integridadintegridad hacer correcto sin que nadie nos este mirando

Y de hecho, a una persona íntegra le importa más como se ve a sí misma que cómo la vean otros.

integridad2Existe una frase que dice “pobre pero honrado”, dando a entender que la pobreza es consecuencia de la honradez, o que sólo se puede dejar de ser pobre haciendo cosas malas, y dicha como una forma de consuelo.

La verdad es que quien tiene espíritu de lucha y superación no tiene por qué ser ni permanecer pobre, y muchos ejemplos reales hay de eso. Lo que pasa es que la manera en que estamos educados influye mucho para que veamos todo muy difícil.

No es conveniente ni trae buenas consecuencias asociar pobreza con honradez, porque puede llevar a elegir las dos o no elegir ninguna, y en realidad no son codependientes. Hay que separar esos dos conceptos y olvidar esa terrible frase de “pobre pero honrado“.

El no tener una ambición desproporcionada, desequilibrada y desmedida por las riquezas lleva a valorar y apreciar la vida por ella misma y en todo lo que la conforma.  A los demás y a su propia persona. Valorar lo que ya se tiene, material y no material (afectos, amistades, pequeñas alegrías o celebrar el solo hecho de vivir). Si con eso no sabe ser feliz ahora tampoco lo sería acumulando todo lo que quiera, pues nunca sería suficiente.

Una persona inteligente nunca te va a valorar por el dinero que tengas, y el juicio de los tontos no debería preocuparte.

Sin embargo, tampoco deben verse a la pobreza, la limitación o el conformismo como si fueran una virtud.  La pobreza puede estar acompañada o no de la honradez, por lo general si, que no siempre, pero lo que más suele acompañarla es la ignorancia. Nunca debería faltar un afán de superación, de crecimiento, de mejora en todos los aspectos, incluyendo pero no limitándose al material, en lugar de contentarse con sobrevivir cada día.

La integridad sin conocimiento es débil e inútil y el conocimiento sin integridad es peligroso y terrible. (Samuel Johnson).

Aunque en realidad la integridad nunca es inútil. Es el cimiento más firme sobre el cual construir la vida.

No eres ignorante por ser pobre, eres pobre por ser ignorante.

Es no solo aceptable sino loable todo deseo de mejora. De cualquier tipo que esta sea y en todas las clases sociales. Exteriormente o en el interior de cada quien. En lo que se ve o no se ve. En cosas o en relaciones con las personas.  En metas y sueños personales… conservando la calidad humana.

Si se es honrado y se nace pobre, no hay tiempo para ser sabio y rico. (José Martí).

El tiempo puede ser una excusa, pero siempre lo hay. Aunque sea limitado y aunque no sea sencillo, aunque se batalle. Hay que buscar aprender algo más y tener una meta.

integridad5

La integridad busca hacer lo que es bueno para uno mismo sin afectar los intereses de otros.

Es total congruencia entre lo que se dice y lo que se hace.

La integridad es simplemente lo que en verdad somos.

Leave a reply

Quien se ha llevado mi quesoEl libro “Quien se ha llevado mi queso” trata sobre tomar el control ante los cambios inesperados que pueden suscitarse tanto en la vida como en el trabajo, en lugar de solo mostrar desconcierto y ejercer resistencia.

Es necesario ser flexible ya que la vida es cambio y movimiento y no siempre resulta todo como se espera o como estaba planeado.

Pueden cambiar las circunstancias y no siempre es posible hacer planes estáticos e inamovibles, sino moverse con el curso de los acontecimientos para resultar vencedor.

El e-book “Quien se ha llevado mi queso” es mejor que el video, se puede descargar gratis aquí en PDF: + queso….

Leave a reply

La verdad es que teniendo todo lo necesario para vivir, sin tantas carencias, cada quien puede ser tan feliz como decida serlo

Es obvio, sin embargo,  que para vivir en este mundo si se necesita dinero. Nos componemos de cuerpo, mente y alma y  tenemos necesidades en los tres aspectos. El dinero satisface primero las necesidades corporales pero también tiene un poco que ver con las otras dos. (más…)

Leave a reply