Integridad es  básicamente actuar según la justicia, la verdad y la razón. Lleva implícitos el respeto hacia uno mismo y hacia los demás, la honestidad, la honradez  y rectitud.  Trae consigo la  paz interior de no tener nada que ocultar, de que esconderse o mentir. La integridad va muy ligada a la autenticidad y a la ética.

Es lo que somos y no lo que aparentamos. A otras personas se les puede engañar respecto a lo que somos, pero no a nosotros mismos y eso perjudica la autoimagen.  En cuanto al trabajo y logros no es lo mismo sentir orgullo propio y satisfacción por algo bien ganado que sabiendo que fue robado, ganado con trampa o copiado.

La falta de integridad pudiera llevar a obtener una falsa ganancia en el corto plazo, pero con el tiempo traerá sus consecuencias. Nadie puede vivir tranquilo con el miedo a ser descubierto algún día, lo que casi siempre ocurre. Y aunque nunca se descubriera o para ello pasara mucho tiempo es renunciar a la paz y la alegría genuina.

Ahora bien, no se trata de una contención de hacer algo. Cuando es verdadera es natural y viene de apreciarse y valorarse a sí mismo y por consecuencia a los demás. La integridad no tiene necesidad de reglas y no necesita vigilancia.

La integridad
integridadintegridad hacer correcto sin que nadie nos este mirando

Y de hecho, a una persona íntegra le importa más como se ve a sí misma que cómo la vean otros.

La mayor parte de la gente pobre es íntegra, pero conformista

Es cierto que el gobierno y el sistema contribuyen a la creación de pobres, pero existen frases tales como “pobre pero honrado”, dando a entender que la pobreza es consecuencia de la honradez, y dicha en tono de orgullo o a manera de consuelo.

No es conveniente ni trae buenas consecuencias asociar pobreza con honradez, porque puede llevar a elegir las dos o no elegir ninguna, y en realidad no son codependientes.

Nunca debieron haberse visto la pobreza, la limitación o el conformismo como si fueran una virtud.

Aunque no se haya nacido con oportunidades, con ningún apoyo, nunca debería faltar un afán de superación, de crecimiento, de aprendizaje, de mejora en todos los aspectos, incluyendo pero no limitándose al material, en lugar de contentarse con sobrevivir cada día. A pesar de las circunstancias y a pesar del gobierno. Por lo menos abre la puerta a la posibilidad, aumenta sus expectativas.

La integridad sin conocimiento es débil e inútil y el conocimiento sin integridad es peligroso y terrible. (Samuel Johnson).

La verdad es que quien tiene espíritu de lucha y superación no tiene por qué ser ni permanecer pobre, y muchos ejemplos reales hay de eso. No necesariamente convertirse en millonario (aunque algunos lo han logrado), pero si mejorar mucho por lo menos su condición de vida. He sido testigo que se puede.

No eres ignorante por ser pobre, eres pobre por ser ignorante.

Es no solo aceptable sino loable todo deseo de mejora. De cualquier tipo que esta sea y en todas las clases sociales.  Exteriormente o en el interior de cada quien. En lo que se ve o no se ve. En cosas o en relaciones con las personas.  En metas y sueños personales… conservando la calidad humana.

Si se es honrado y se nace pobre, no hay tiempo para ser sabio y rico. (José Martí).

José Martí decía eso con cierta razón. Sin embargo, tiempo siempre lo hay. Aunque sea limitado y aunque no sea sencillo. Hay que buscar aprender algo más y tener una meta. Personas como Abraham Lincoln, que también nacieron en la pobreza y trabajaron desde niños, buscaron ese tiempo.

Ambición

Una persona inteligente nunca te va a valorar por el dinero que tengas, y el juicio de los tontos no debería preocuparte.

El tener ambición, pero no desproporcionada, desequilibrada y desmedida por las riquezas lleva a valorar y apreciar la vida por ella misma y en todo lo que la conforma.  A los demás y a su propia persona. Valorar lo que ya se tiene, material y no material (afectos, amistades, pequeñas alegrías o celebrar el solo hecho de vivir). Si con eso no sabe ser feliz ahora tampoco lo sería acumulando todo lo que quiera, pues nunca sería suficiente.

La integridad nunca es inútil. Es el cimiento más firme sobre el cual construir la vida. Verla de frente y con la cabeza en alto.

La integridad busca hacer lo que es bueno para uno mismo sin afectar los intereses de otros.

Es total congruencia entre lo que se dice y lo que se hace.

La integridad es simplemente lo que en verdad somos.

Leave a reply